Revista especializada internacional

Reseña crítica de la muestra para una revista especializada internacional

Por Moisés Quintana

 

TERRITORIO EXILIO

En la Sala Winternitz de la Facultad de Arte de la Pontificia Universidad Católica del Perú, se presenta la muestra colectiva Territorio Exilio, cuya curaduría presenta la obra de cuatro artistas peruanos contemporáneos, entre instalación y volúmenes cerámicos, abarcando temas como la memoria nacional, con Brutalismo de Martinat, obra representativa de un período oscuro del Perú durante el gobierno de Fujimori; la indagación de la identidad personal enlazada con la herencia cultural precolombina en los huaco retratos de Torres y Velarde y la desaparición de los vestigios culturales ancestrales del Perú ante la globalización, en la instalación Proyecto País de Garrido Lecca.

Este conjunto cohesionado en nacionalidad contrasta con una selección de obras pictóricas de artistas extranjeros, abarcando una amplia temporalidad, desde el siglo XVII al XX, englobando estilos desde el Barroco italiano hasta el Surrealismo español.

Del primer conjunto de obras contemporáneas podemos afirmar que obedecen a la producción de artistas que reflejan una realidad contemporánea de grandes y continuas movilizaciones de personas, una necesidad que ha estado ligada al propio devenir de la humanidad, que en la actualidad, es para muchos una necesidad en lo referente a la activación y a la permanente dinamización de la potencia característica que singulariza a la especie humana: la imaginación creadora.

La respuesta en las obras es contundente en el reconocimiento histórico y cultural a través de un aspecto común, la materialidad, en la propia constitución de las obras o en la evocación que hacen a espacios o elementos arquitectónicos, permiten no sólo una experiencia visual – espacial también táctil; la tierra, la arcilla y el concreto son elementos constitutivos de cerámicas, muros y edificaciones que constituyen los objetos y entornos con los cuales establecemos vínculos, son memoria de nuestra historia y constituyen hitos en la definición de nuestras propia identidad.

El segundo grupo de obras, todas pictóricas tienen más en común la heterogeneidad de sus temas, factura pictórica y temporalidad. Sin el conocimiento biográfico de desarraigo territorial de los autores es difícil para el espectador común encontrar el hilo conductor en la selección de obras debido a que no todas son manifestaciones que patenten la circunstancia particular del autor.

Quizás la falta de cohesión se deba a una selección basada en la ubicación temporal y espacial del autor, fuera de su contexto de origen, lo cual no garantiza que una obra manifieste directamente la circunstancia o un cambio de estilo. Creemos que la amplitud de autores no era necesaria, abarcar con una cantidad de mínima pintores con una línea temporal individual que hubiera permitido establecer mejor una evolución en la obra, el cambio o la manifestación de la circunstancia experimentada, que se da en los casos de Goya y Grosz.

La muestra en su conjunto invita a reflexionar sobre el concepto Exilio en el tiempo, el desarraigo involuntario, impuesto a lo largo de la historia y también sobre el sentimiento del exilio, el desarraigo interno, el aislamiento como reacción a un mundo que por momentos sentimos ajeno y distante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s