Remedios Varo (1955)

Análisis iconológico por Moisés Quintana Flores

Remedios Varo

Remedios Varo, Ruptura, 1955, óleo sobre masonite, 93 x 58 cm, colección particular, México.

 

BIOGRAFÍA

María de los Remedios Varo Uranga (1908 España-1963 México)

Pintora surrealista, su padre Rodrigo Varo y Zejalvo de profesión ingeniero hidráulico y su madre Ignacia Uranga y Bergareche, quien luego de haber perdido a otra hija se consagra a criarla, pero Remedios desarrollará un sentimiento de ser una sustituta lo que llevará a la tendencia de esconderse de su familia. Del oficio del padre aprenderá la perspectiva, la matemática y el dibujo.

Motivada por su padre ingresa a la Academia de San Fernando, Madrid.

Admiradora de la obra de El Bosco, El Greco y Goya.

Terminando sus estudios se casará con un compañero de estudios, desarrollará su carrera artística con otros vanguardista, también se desempeña como dibujante de carteles publicitarios.

En 1937 se dirigirá a París con el poeta Benjamin Péret, ocurre un incidente por lo cual es encarcelada, París es ocupada por las tropas de Hitler, huye con Péret a Marsella donde amistades le ayudarán para poder salir hacia México a fines de 1941.

En este nuevo ambiente acogedor de ciudad, la libertad y sus habitantes ayuda a decantar su trabajo, su admiración por la cultura precolombina y sus leyendas es grande pero no los utilizará como tema de sus pinturas.

Es a partir de 1952 luego de casarse con Walter Gruen, que se dedica por completo a sus pinturas dejando los trabajos comerciales que venía ejecutando hasta el momento.

En 1955-56 empieza el reconocimiento de su trabajo luego de participar en una muestra colectiva y su primera individual en la Galería Diana.

En 1960 participará en la Segunda Bienal Interamericana de México.

En 1962 hará una segunda exposición individual en la Galería Juan Martín.

En 1963 fallece de un infarto cardíaco.

 

LA RUPTURA

La pintura RUPTURA de Remedios Varo es la representación de un tránsito, el momento de un cambio, una liberación que se reconoce en alcanzar un nuevo estado de armonía y equilibrio.

Desde la ejecución del trabajo sobre masonite, muy común como soporte en México durante la segunda mitad del siglo XX, Remedios Varo pone en evidencia su dedicación al oficio pictórico y su fino dibujo, la ejecución de la pintura refleja mucho de su admiración por la obra de pintores como Goya y El Bosco, además de la influencia surrealista en su manera de vivir, bohemia y al margen de convencionalismos.[1]

En la imagen del cuadro tenemos a la figura que se aleja de una edificación con la puerta entreabierta, reflejo de su propia experiencia de vida cuando se liberó de la tutela familiar y del peso de la religión.[2] Posteriormente dejará España por la Guerra Civil trasladándose a París, desde donde deberá huir de la ocupación nazi y llegará a México lugar que le brindará la quietud necesaria para desarrollar su pintura.

La soledad del personaje que emerge de la oscuridad del recinto, cubierto por un manto que solo deja ver su rostro, es acompañada solamente por los papeles que vuelan libremente con ayuda del viento. El edificio se percibe como una construcción sólida, clásica con sus ventanas de arco de medio punto y una balaustrada en el techo, un claustro, un espacio limitado y frío contrastando con el atardecer cálido y las paredes de los costados en amarillos ocres, cuya superficie adquiere una apariencia vegetal viva que alberga pequeños caracoles. Desde la oscuridad del edificio los testigos de su liberación la contemplan, con indefinida expresión en sus rostros, no sabemos si aprueban su salida o desean acompañarla.

El cielo naranja con árboles marrones nos sugiere un atardecer cálido, el final del día, justamente, un momento de tránsito entre la luz y la noche, un fluir del tiempo que anuncia que habrá un nuevo día, una nueva etapa.

Varo rechazó el catolicismo de su juventud, evolucionó sus propias imágenes con una mascarada de género, rechazó la identidad femenina tradicional y la maternidad, definió un estilo propio en un contexto artístico surrealista en que el cuerpo de la mujer era objeto de violencia y agresión femenina. [3]

“La liminalidad[4] en la obra pictórica y poética de Varo responde a una necesidad de crear un espacio nuevo para el sujeto femenino, un espacio contestatario que rompe con la tradicional dualidad objeto/sujeto para presentarse como entidad fluctuante y plurivalente.”[5]

La Ruptura como título del cuadro puede aparentar una imagen violenta, pero es todo lo contrario, si prestamos atención al espacio compositivo nos daremos cuenta, por el primer dato que nos ofrece las medidas de la pintura: 93cm x 58cm, que tenemos un rectángulo de proporción aurea (Ilustración 1).

Remedios Varo2

Ilustración 1

 

Fiel al aprendizaje de la perspectiva y matemática y valiéndose de los recursos de la pintura clásica, Varo usa y contrapone dos esquemas de organización en los elementos del cuadro buscando un equilibrio, jerarquizar las formas de manera cuidadosa. El edificio obedece al centro del eje vertical del cuadro, cuyo apoyo coincide perfectamente con la división del formato en el rectángulo áureo interno, encontrando una proporción que le otorga protagonismo pero sin convertirse en una forma dominante. La simetría del edificio es afirmada por los elementos arquitectónicos en ventanas, balaustrada y puerta donde confluyen las líneas de perspectiva en el punto de fuga central que se ubica en la puerta entreabierta y en su oscuro interior anclado en este eje central, resaltando su inamovilidad.

Sobre este primer esquema se superpone la figura que emerge, que inicia un camino hacia el mundo exterior, no es una huida presurosa, desbocada, son los pasos que se dan con convicción, es una figura en perfecto equilibrio que coincide con el eje vertical de una segunda división interna del rectángulo áureo, es también en el centro de esta figura que se dirige la espiral dorada, forma orgánica y dinámica que encontramos en incontables estructuras de las naturaleza.

Esta figura sin género definido, también tiene forma simétrica pero a diferencia del edificio solo se apoya en un punto, un pie, que casi no toca el piso, pareciera el instante de un despegue, el momento que prelude a desplegar las alas y alzar vuelo.

“(…) la obra de Remedios ejemplifica bien la tarea del artista como alquimista. Sus innatas condiciones anímicas, por las que podría establecer y vislumbrar interconexiones secretas con la naturaleza y los objetos que le rodeaban, así como por el hecho de ser mujer en el sentido surrealista, por el cual ésta es especialmente proclive a ser la gran mediadora entra la realidad y el misterio, Remedios se nos presenta como la gran alquimista de la pintura surrealista. (…)

La idea común de que el alquimista tiene como fin hallar oro, a través de la transmutación de los metales es un enunciado simplista. En realidad, dicha labor encierra todo un proceso simbólico en busca de la perfección y la iluminación, que comporta en la persona una experiencia moral y espiritual. La misma imagen del oro no es más que un símbolo de luz y superioridad. Esta persecución del alquimista por lo perfecto, se puede comprobar en la propia pintura de Remedios, una cuyas características más notables es precisamente la perfección manifiesta en el virtuosismo técnico con el que pinta sus cuadros.[1]

La pintura Ruptura posee una belleza formal que seduce, del mismo modo que las imágenes metafóricas que contiene nos invitan a encontrar profundos significados, reflejos de lo que fue una vida complicada con continuos cambios de residencia, con las distintas relaciones que tuvo, Varo fue una mujer que supo equilibrar en su vida la necesidad de encontrar una identidad propia, en su feminidad, en su posición como ciudadana, en su relación con la naturaleza, con las ciudades que la acogieron y por supuesto en su pintura, cuyas imágenes son producto de una meditación, un estado de equilibrio donde confluyen la realidad, los sueños y el misticismo.

 

[1] BONED COLERA, Ana “Creativas en el exilio mexicano. Apuntes biográficos y artísticos de Elvira Gascón, Remedios Varo y Manuela Ballester” Revista Creatividad y Sociedad. Madrid, 2010. N° 15 pp. 1- 22. Consulta: 18/06/2014 <http://www.creatividadysociedad.com/articulos/15/creativas_en_el_exilio%20mexicano.pdf&gt;

[2] Ibídem

[3] RAMÍREZ, Goretti, “Arquitectura y movimiento en la pintura exiliada de Remedios Varo”, Bulletin of Spanish Studies, Canadá, 2010, Volumen LXXXVII, nº6, pp. 815-827.

[4] El concepto de liminalidad es una noción desarrollada por Arnold Van Gennep, tomada posteriormente por Victor Turner, y alude al estado de apertura y ambigüedad que caracteriza a la fase intermedia de un tiempo-espacio tripartito (una fase preliminal o previa, una fase intermedia o liminal y otra fase posliminal o posterior). La liminalidad se relaciona directamente con la communitas puesto que se trata de una manifestación anti-estructura y anti-jerarquía de la sociedad. Wikipedia, consulta 20/06/2014 <http://es.wikipedia.org/wiki/Liminalidad>

[5] VIVES, Anna F. (2013): “Surrealismo, género y ciudad en la obra pictórica y poética de Remedios Varo” [en línea]. En: Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, vol. 5, núm. 1, pp. 179-195. Consulta: 16/06/2014 <http://www.ucm.es/info/angulo/volumen/Volumen05-1/varia05.htm>

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BONED COLERA, Ana

2010           “Creativas en el exilio mexicano. Apuntes biográficos y artísticos de Elvira Gascón, Remedios Varo y Manuela Ballester” Revista Creatividad y Sociedad. Madrid, 2010. N° 15 pp. 1- 22. Consulta: 18/06/2014 <http://www.creatividadysociedad.com/articulos/15/creativas_en_el_exilio%20mexicano.pdf>

MARTÍN MARTÍN, Fernando

1988           “Notas a una exposición obligada: Remedios Varo o el prodigio revelado” Laboratorio de Arte: Revista del Departamento de Historia del Arte, 1988, Issue 1, pp.233-246 Fundación Dialnet.

RAMÍREZ, Goretti,

2010           “Arquitectura y movimiento en la pintura exiliada de Remedios Varo”, Bulletin of Spanish Studies, Canadá, 2010, Volumen LXXXVII, Número 6 pp. 815 – 827.

VIVES, Anna F.

2013           “Surrealismo, género y ciudad en la obra pictórica y poética de Remedios Varo” En: Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, vol. 5, núm. 1, pp. 179-195. Consulta: 16/06/2014 <http://www.ucm.es/info/angulo/volumen/Volumen05-1/varia05.htm>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s